jueves, 2 de febrero de 2017

La máquina de propaganda de Monsanto, a pleno rendimiento

Una realidad alternativa. Menos de dos semanas después de la toma de posesión de Donald Trump parece que estamos viendo el inicio de una nueva época de verdades tergiversadas, noticias falsas y Ciencia selectiva. Eso debería ser una buena noticia para los comentaristas políticos que están enfrascados en una campaña para tratar de combatir las preocupaciones en torno al mayor destructor de hierbas de todo el mundo. 

Que las Corporaciones se revuelvan no es nada nuevo. Ya sabemos de los casos del tabaco y las bebidas azucaradas: las empresas que hacen caja con estos productos emplean una amplia variedad de estrategias para ocultar los efectos negativos y destacar los positivos. Algunas incluso mienten. Pero las tácticas empleadas por Monsanto para defender al glifosato, el ingrediente activo del herbicida Roundup de Monsanto y clave para el desarrollo de los cultivos modificados genéticamente, son dignas de mención dada la magnitud de la mentira. 

Pues bien, la última de sus tácticas es la de formar un grupo llamado “Campaña para la Precisión en la Investigación en Salud Pública” (CAPHR), que tiene como propósito justamente lo contrario de lo que su nombre pudiera parecer. Formado este mes de enero por el Consejo Americano de Química, entre los que se encuentran Monsanto y otros grandes de la Industria Química, tiene como propósito expreso el de desacreditar a la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), una sección de la Organización Mundial de la Salud formada por científicos independientes. Un equipo científico de la IARC clasificó el pasado mes de marzo de 2015 al glifosato como probablemente carcinógeno para los seres humanos después de revisar un amplio cuerpo de investigaciones publicadas sobre el tema. Desde entonces, Monsanto y sus compinches han estado hostigando a la IARC mediante una serie de demandas, amenazas y maniobras legales, incluyendo grupos de presión en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos para intentar recortar la financiación de la IARC. 
...

Más:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada