miércoles, 1 de febrero de 2017

Las semillas del desastre

Los Estados Unidos son ahora la potencia dominante en materia de comercialización de semillas modificadas genéticamente. Sin embargo, desde el comienzo fueron un país con escasos recursos naturales. Pero tuvieron previsión: justamente la conciencia de lo que les falta los hizo invertir en la investigación hasta lograr un  predominio técnico científico que terminó dándoles su posición dominante actual en el mercado agrícola, posibilitando un entrenamiento técnico y científico que garantizó la posición dominante en el mercado agrícola mundial.


El  dominio se ejerce mediante dos o tres grandes empresas como Monsanto, Syngenta o Dow Chemical, que se hacen financiar por el Estado los gastos de investigación y si es necesario defender con los marines sus intereses en el extranjero.

Desde hace mucho “investigadores” norteamericanos llevaron a su país material filogenético de todo el mundo bajo la cobertura de propósitos científicos. Cuáles eran los propósitos quedó en claro cuando Monsanto obliga  a los incautos, cómplices o corruptos gobiernos del Tercer Mundo a pagar las semillas que deben comprarle y les impide sembrar las que  preservaron de la cosecha anterior, según costumbres ancestrales.  De ese modo, han reducido a la miseria y a  la desesperación a los agricultores, a los que en muchos casos no les ha quedado más camino que el suicidio. Las plantas de todo ell mundo eran “patrimonio común de la humanidad” y por eso los países pobres entregaron sus recursos sin exigir nada en cambio. Lo que volvió fue su propio material filogenético “patentado” y la obligación de pagar por lo que nunca dejó de ser suyo El patrimonio de la humanidad se convirtió en propiedad privada de Monsanto, garantizada legalmente por los centros de poder mundial.
...

Más:
http://www.aimdigital.com.ar/2017/02/01/las-semillas-del-desastre/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada