lunes, 2 de enero de 2017

Científicos queridos y detestados por la Industria Agroquímica

En las investigaciones financiadas por la Industria, “no hay ningún científico que salga indemne”
Por Danny Hakim, 31 de diciembre de 2016   -  The New York Times

Sus hallazgos sobre las abejas no fueron los que Syngenta esperaba.

La gran Empresa productora de plaguicidas encargó a James Cresswell, un experto en flores y abejas de la Universidad de Exeter, Inglaterra, que estudiara por qué muchas de las colonias de abejas del mundo estaban desapareciendo. Empresas como Syngenta han culpado del declive de las abejas a un pequeño ácaro, la varroa, en lugar de a sus propios pesticidas. 

El Dr. Cresswell también fue un científico que mostraba escepticismo en torno a las preocupaciones planteadas por los plaguicidas, e incluso por el alcance de las muertes de las abejas. Pero su investigación inicial de 2012 vino a cambiar su percepción de este problema y la incidencia de la varroa. Así que la Empresa, con sede en Suiza, comenzó a presionarlo para que considerara nuevos datos y diese un enfoque diferente a su investigación. 

Haciendo un repaso de sus relaciones con la Empresa, el Dr. Cresswell dijo en una reciente entrevista que “Está claro que Syngenta tenía una Agenda”. En un correo electrónico resumió esa Agenda: “Es la varroa, estúpido”. 

Para el Dr. Cresswell, un hombre de 54 años de edad que usa unos Birkenstock, la incursión en la investigación financiada por la Industria le ha supuesto una crisis personal. Algunos de sus colegas le han condenado al ostracismo. Incluso su esposa y sus hijos dudaron de él.
No podían creer que hubiese aceptado el dinero. Se imaginaron que iba a estar sometido a una gran presión y que eso me haría ceder”, dijo de su familia. 
...

Más:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada